29 de enero de 2015

latas alteradas. DIY en estado puro.

    Cuando en casa tenemos varios niños chicos, creo que a much@s se nos plantea el problema de las latas de leche de continuación y cereales, y si encima lo que has tenido son primero mellizos y luego antes de dejar de usarlas como el otro que dice te viene el tercero, el consumo de estas latas es abrumador.
  
    Por la misma creo que todo el mundo en el fondo al menos durante un tipo decide guardar algunas de estas latas para darle una utilidad. En nuestro caso no nos costaba mucho trabajo ni tiempo acumular grandes cantidades de las mismas. El principio fue mi padre el que pidió latas para guardar los tornillos que tenía en la cochera. Luego fuimos nosotros los que decidimos utilizarlas para guardar ese paquete de fideos que tienes empezado y el adhesivo que trae que se supone que debe tenerlo pegado hace cualquier cosa menos pegar, y crees que guardándolo en la lata va a estar mejor conservado.

    Dicho esto el primer paso está claro, lijas un poco la lata por fuera y luego la pintas con espray de color para no tener los muebles de cocina llenos de latas de alimentación infantil con lo cuál dificulta encontrar el paquete en cuestión y posteriormente con rotulador indeleble le pones nombre.

    El siguiente y último paso está claro, y más si eres aficionado a las manualidades. Ahora toca alterarlas, personalizarlas y ya puesto a la tarea porqué limitarnos a utilizarlas para guardar paquetes de comida, porqué no usarlas para otros fines entre ellos decorativos. 

     En esta entrada os voy a enseñar tres alteraciones de otras tantas latas que hice no hace mucho.



   Lo primero y esencial son los materiales, el mas´importante son las latas, al respecto según su utilidad podeis o bien utilizarlas tal cuál, están con el serigrafiado del nombre comercial de las mismas, o bien si se va ver algo de ellas (como es el caso de una de las alteraciones), lijarla un poco con una lija suave y posteriormente pintarla con pintura de spray que puedes adquirir en cualquier droguería, tienda de bricolaje o tienda multiprecios.

  · También vamos a usar goma eva de distintos colores, tamaños y demás.

   · Pistola de silicona caliente.

   · Bola de porex de 200 mm.

   · Tijeras.

   · Elementos decorativos varios como cintas, flores y demás.


      La primera alteración fue convertir una lata en una hucha, para ello lo primero lo más difícil, hacer la ranura de la hucha. En primer lugar corté por la mitad la bola de pored y la ajusté lo necesario al diámetro de la tapadera de la lata, a la cuál la  pegué para que una vez cerrada la lata fuera difícil abrirla continuamente (las huchas son tentadoras y más con dinero dentro). Una vez hecho esto que es lo más difícil hacerle la ranura fue fácil, en la tapa mides la mitad exacta (o lo más exacta posible) y luego al pegarla bajo la bola con el cutter haces la hendidura en el porex. El resultado:



 El paso siguiente forrarla, para ello lo típico, cortar un trozo de goma eva, calentarlo en una planta o algún sitio adecuado a tal fin y termoformar la medio bola.  Una vez dada la forma la pegas con silicona caliente en su lugar y para tapar el filo  y que no se note mucho el corte, cortas una tira de goma eva del mismo color u otro color que sea bonito y con unas tijeras de formas le haces un corte a lo largo para darle una terminación ondulada o de la forma que se desee y se pega en todo el perímetro de la bola.





    El siguiente paso es decorar el exterior de la lata, para ello medimos su largo y cortamos de esas medidas de largo y algo un trozo de goma eva. Mi consejo es una vez hecho plasmar antes de pegarlo la decoración, en mi caso le puse un buho también hecho de goma eva y algún que otro detalle más, y lo que hice es la pieza de goma eva decorarla antes de pegarla a la lata, tal que así:


   De esta forma te aseguras ajustar bien todos los elementos al sitio que tienes, y además alguno de ellos tienes que pintarle algo, como por ejemplo los ojos del buho o el "billete" que pegué en el exterior de la caja, mejor hacerlo antes de pegarlo en la lata ya que la forma de la misma dificulta esta tarea. Una vez hecho esto el siguiente paso es pegar la tira a la lata.
    Hay que hacerlo con cuidado de que ajuste bien y además que no queden las marcas de la silicona caliente, para ello lo mejor es aplicarla no sobre la lata sino sobre la goma eva y procurar la misma extenderla bien para que no queden marcas.

    El resultado final una hucha ideal para que los niños vayan aprendiendo la utilidad de ahorrar si queremos que se vayan de casa antes de los 40 años:





    La siguiente lata la operativa ha sido la misma, lo único que ha variado es que no ha sido destinada a hucha con lo cuál sólo he decorado el borde de la tapa para que ajustara bien y la decoración exterior. En esta ocasión lo he destinado para guardar los cargadores que siempre están dando vueltas por casa y cuándo los necesitas no los encuentras (en realidad y aunque tenemos una lata para tal fin siguen dando vueltas y no estando cuándo los necesitas).




   
















































   Y ya la última alteración fue para destinarla a almacenaje de cosas varias y trastos pequeños que se van dejando los niños tirados y en algún sitio tienes que guardarlos. En este caso parte de la lata sí iba a verse y por ello decidí pintarla en su totalidad y lo hice de color aluminio brillante.
    En el caso de la tapa la dejé tal cuál estaba pero en el borde le puse una cinta del color de la goma eva que destiné a forrarla, en este caso roja.

    La decoración exterior decidí hacerlo tipo cordones cruzados, para ello corté una tira de goma eva del largo necesario para forrarla en su totalidad pero una vez hecho la corté con dos centímetros más pequeña y en ambos extremos de la goma eva le di un corte en zig-zag con las tijeras de formas.
    Lo siguiente con la taladradora le hice a la misma distancia de los márgenes en ambos lados una serie de agujeros y procedí a pegarla a la lata todo salvo ambas puntas.

    Acto seguido utilicé una tira de organza rosa para cruzarla por los agujeros como si fuera un cordón y en la parte superior le hice un lazo y le puse varios elementos más decorativos, el resultado una lata llamativa que no desentona con la decoración y puedes tenerla perfectamente a la vista en cualquier lugar de la casa.


    


















    Espero que os haya resultado útil esta entrada. Seguimos creando.