21 de junio de 2015

Enamel Dots. Hazlos tú mism@.

   Quien en el scrap no ha oído hablar de los enamel dots. 

imagen extraída del enlace
imagen extraída del enlace
   
Los puedes encontrar de muchos tamaños, colores, tipos, con o sin purpurina, con brillo o mates, el caso es que son un elemento decorativo dentro del scrap muy recurrente.

Y con la variedad de modelos que podemos encontrar, y su combinación de colores los hacen perfectos para ser un elemento decorativo muy adecuado en multitud de los trabajos que realizamos.

   Normalmente acompañan a colecciónes de elementos de decoración de las que podemos encontrar en muchas tiendas de scrap, suelen venir con flores de papel o tela, "perlitas" y los enamel.
   Pero qué sucede si de repente quieres hacerlos y no tienes el color que necesitas, o visto de otra forma qué sucede si sólo quieres tres o cuatro de un color y no quieres un paquete de 50 ó 60, la solución es hacerlos tú mism@, y sobre eso queremos hablaros hoy.

   

Como he dicho antes los Enamel Dots son un elemento muy recurrente dentro de la decoración del scrapbooking, o bien como elemento decorativo acompañante o bien como base fundamental de la decoración (podéis observarlo por ejemplo en esta imagen extraída de un vídeo de youtube) .



Pero qué sucede si nos encontramos con un color que no tenemos, o si sólo queremos unos pocos o queremos unos muchos, ¿qué podemos hacer?. Pues como todo el mundo (o la mayoría) ponemos en google Enamel Dots caseros y el resultado es increible, el resultado son 293000 contenidos para esta búsqueda.

  Y claro yo no podía ser menos y quedarme con las ganas de probar una de las formas más habituales y recomendadas de de hacer tus propios Enamel, que no por ello la única; hay quien lo hace con silicona, otras personas con esmalte y glossy, o bien con gotas de pintura y glossy, yo he usado otra de las maneras (no me quedaré con las ganas de probar el resto y os iré diciendo), los materiales que necesitas para hacerlos son:
   Horno de cocción
   Papel para horno
   Los más importante, Hama.

   ¿Qué son los hama? os podéis preguntar. Pues los hama son esas piezas de colorines que podéis encontrar en los bazares orientales, o en tienda de manualidades, o incluso puede que los hayais visto en Tiger o en el Ikea (no se si empezar a cobrar por hacer publicidad), que sirven para ponerlos en figuras de plástico con puntitas donde metéis los hama y posteriormente le pasáis calor con una plancha hasta que se funde y se queda con la figura formada.

    En mi caso utilicé varios de distinto origen, ( si quieres dar una informacíon válida hay que contrastar todas las fuentes) tanto una bolsa de los bazares chinos, como una caja que tenía en casa de los niños del Ikea y además mandé a mi marido al centro a que me comprara en el Tiger unos de un tamaño un poco más grande.


  Según los distintos tutoriales había que calentar el horno a una temperatura no muy elevada y dejarlos "cocer" a 220 grados durante 5-10 minutos. Personalmente no le hagáis caso a las indicaciones de los tutoriales y os explico el porqué.




    La idea es que con la calor los hama se funden hasta que se cierra el agujero del medio y se quedan hechos una pieza similar a los enamel (insisto similar no igual, pero dan la solución decorativa), que sucede que los de los bazares chinos no son del mismo material que los de las tiendas de manualidades, ni los del ikea ni los del tiger, por los que unos se funden a los 8 minutos, otros a los 10 y otros a los 12 y si los pones todos juntos algunos se calientan demasiado y se queman perdiendo el brillo que tenían originalmente.

   El resultado después de varios intentos y cocciones:

 













    Mi opinión personal, bueno salta a la vista el resultado. Estos de la derecha eran del ikea y los puse junto con unos pocos de bazar chino y para que los segundos se cocieran, mira como quedaron los del ikea, se ven...llamemosles distintos, que conste que puestos en un trabajo con esa variación de tonos no se ven tan feos, pero así en la mano... dejaban que desear.

   El consejo que os doy es que si vais a usar muchos, dedicarle un tiempo a buscar los hama, meterlos en el horno y gastaros un tiempo y dinero importante en cocerlos hasta hacer los vuestros propios, pero si vais a usarlos esporádicamente y tenéis la oportunidad comprarlos hechos, porque los hay muchos y variados de muchos colores, y al menos usando este método, a mí personalmente, no me resultan rentables.

  También pensaréis, claro tú tienes tienda y prefieres que te lo compren, con lo cuál os respondo. Por supuesto que prefiero que me los compren, pero en este blog no sólo estoy como tienda, sino también como escrapera y el consejo que os doy es ese, no obstante, hacer una prueba y decidme si llevo o no la razón.


   Seguimos creando.